Sexo, drogas y rock&roll

No es difícil hallar encuestas que hablen sobre cómo, cuándo y dónde practicamos sexo así como cuáles son nuestros anticonceptivos favoritos pero un buen escaparate de nuestro comportamiento en este tema lo encontramos en los libros, las series de televisión y el cine.

Hace unos días me leí de tirón – de tirón porque engancha desde la primera página – Rezos de vergüenza de Josep Camps. ¿Qué dices? ¿Qué a ti esto de leer no te va mucho? Pues ya te digo que este libro no te va a costar nada de devorar, al contrario, los capítulos son ágiles y cortos y ya en la primera página, te encuentras con un cuerpo sin cabeza al estilo la Matanza de Texas.

Sin ninguna intención de hacer spoiler también vas a encontrar:

Larga vida al rock & roll

El sargento Tiki Mercado, el protagonista, es un enamorado del rock and roll. En esta ocasión, se reincorpora a los Mossos d’Esquadra para esclarecer la muerte de un compañero suyo en el Cuerpo así como la de un chico de casa bien con familia vinculada al Opus Dei.

Con este punto de partida ya te puedes imaginar que la cosa se va a ir liando más, llevando al sargento a momentos de gran nerviosismo y estrés (y eso que al ser hombre se salva de los altibajos hormonales del ciclo menstrual). Y su tabla de salvación la encuentra justamente en el rock, teniendo el detalle de compartir contigo todos los temas que suenan a lo largo de la novela.

¡Escúchalos! Puede que conozcas las canciones y revivas grandes momentos de tu juventud. Y si no te suenan, puede ser una buena forma de engancharte a la buena música, como diría Tiki Mercado.

Una historia de superación

Nuestro protagonista no tiene antecedentes penales pero en su historia clínica sí constan  antecedentes de alcoholismo y consumo de drogas. No obstante, su médico no se puede quejar porque, aunque Tiki piensa en más de una ocasión que es una pena no regar con un buen vino los sabrosos platos que le cocinan, siempre acaba pidiendo agua.

La cocaína es más tentadora pero nuestro sargento tiene la suerte de contar con esos amigos en mayúsculas que te pillan en volandas antes de que te metas de nuevo en el pozo. Así que aunque es una historia plagada de muerte, violencia y crueldad también hay cabida para la amistad, la lealtad y el buen humor.

Sexo a pelo

Tiki es un amante del riesgo y con el sexo también. Es irresistible para las mujeres ¡y lo sabe! Le llueven las proposiciones y en más de una ocasión, las aprovecha.

Una de las tantas que le tira los tejos, le dice:

-Vamos, llévame a tu cama. ¿Tienes condones? Hace un tiempo que dejé las pastillas.

-Pues no, no tengo

-Pues ve con cuidado, guapo, que no estoy para sustos.

Todo el cuidado que pone el sargento es una explícita marcha atrás. Con el calentón, no les da por pensar, ni a él ni a ella, que esta práctica no es segura para prevenir el embarazo (por mucho cuidado que se ponga) y ni mucho menos, les protege de pillar una infección de transmisión sexual. O sea que el susto les puede salir por partida doble.

En otra ocasión, la única medida que toma con la chica de turno es correr el pestillo del habitáculo en el que dan rienda a su pasión, pues el novio de ella se encuentra en el piso de abajo. Aquí Tiki no solo pone en riesgo su salud sino también su cara bonita como les pille el muchacho.

Lee Rezos de vergüenza y el único riesgo que correrás será quedarte con ganas de más.

La imagen corresponde a la portada del libro Rezos de vergüenza de Josep Camps, publicada por la editorial Alrevés.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s