Daño y dolor

Decía el Dr. Shigeaki Hinohara que la ciencia por sí sola no logra curar o ayudar a las personas.

Y añadía: “la ciencia nos trata a todos como una sola cosa, pero las enfermedades son individuales. Cada persona es única, y las enfermedades están conectadas con sus corazones. Para entender las enfermedades y ayudar a las personas, necesitamos de artes liberales y visuales, no solamente la medicina”.

Os dejo un poema de David Yeste:

Daño y dolor

Escribir sobre el daño, y no sobre el dolor,
escribir sobre el daño entendido
como las ruinas del edificio después
de la hecatombe del dolor. Escribir, pues,
sobre el daño que ya no duele, que es dolido
en un tiempo lejano o inmediato, que es daño
doliente pero no doloroso, que solo atañe
al tacto y a los ojos vueltos hacia dentro.
Escribir el daño que se abrocha
a la memoria como un cuero viejo y descolorido.
Escribir para medir el daño, para establecer
la escala, para calcular el esfuerzo
necesario en la reconstrucción.
Escribir el daño como un hijo que crece,
que curiosea y pregunta por el dolor
y por la causa. Escribirlo como un depredador
que caza sin remordimiento y sin prisa.

O no hacer nada de eso y sentarse en el daño
como quien se sienta en un banco del parque,
como quien lee con la yema de los dedos
un braille escrito de cenizas y cicatrices.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s