conducir cancer

¿Puedo conducir si tengo o he tenido cáncer?

El Real Decreto considera que el cáncer (procesos oncológicos) puede afectar a la conducción, incluso una vez superado el tratamiento, por lo que lo incluye dentro de los criterios de exclusión para la obtención o renovación del carné de conducir.

No obstante, recientemente se ha incluido una modificación del reglamento por la que podrás renovar o continuar con tu licencia de conducción, siempre que cumplas los siguientes requisitos:

  • Un estado general adecuado que no te impida desarrollar las tareas que se requieren para conducir.
  • No tengas metástasis en el cerebro o en las meninges (tejido que envuelve el cerebro y la médula espinal).
  • No tengas neuropatía periférica grado 2 o superior.
  • No tomes fármacos que afecten a tu capacidad visual, motora o sensitiva de forma manifiesta o significativa.

Si cumples estos requisitos te darán el permiso de conducir pero con un periodo de vigencia de como máximo 5 años.

Si no cumples todos estos requisitos, necesitarás que tu oncólogo te haga un informe favorable para que te renueven el carné de conducir, pero en este caso el periodo de vigencia será de solamente 1 año.

¡OJO si tu cáncer es de la sangre (trastorno oncohematológico)en este caso, la normativa es más estricta y no podrás renovar el permiso de conducción hasta transcurridos 10 años desde la remisión completa de la enfermedad.  Hay 2 excepciones a esta norma:

  • Si no presentas alteraciones graves de las series hematológicas durante 3 meses y aportas un informe favorable del oncólogo o hematólogo, te pueden prorrogar la licencia por un periodo máximo de 1 año.
  • Después de 3 años de la remisión completa de la enfermedad, y hasta transcurridos 10 años,con un informe favorable del oncólogo o hematólogo, podrás prorrogar el permiso por un máximo de 3 años.

A tener en cuenta

La normativa recoge otras restricciones a la hora de renovar u obtener el permiso de conducir y que, aunque no las relacione directamente con el cáncer, pueden ser un resultado de la propia enfermedad o su tratamiento y pueden influir en la seguridad de la conducción. Por ejemplo, si has padecido un cáncer de pulmón y te ha quedado ahogo (disnea) como secuela, ésta puede ser motivo de no renovación.

¿Qué papeleo necesitas?

Tanto para la renovación como para la obtención del permiso de conducir es necesario un Informe de aptitud psicofísica, expedido por un Centro de Reconocimiento de Conductores autorizado.

Deberás aportar un informe de tu oncólogo (o del hematólogo en el caso de cáncer de la sangre) dónde conste: la ausencia de enfermedad cerebral y de neuropatía periférica de grado 2 o superior, la sintomatología actual, el momento evolutivo, el tipo de tratamiento y las repercusiones del mismo.

Fuente: despuesdelCancer

Imagen: Robert Bye

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s