Cosas que me gustan

LEER

Audiolibros

Talleres de lectura: El enlace hace referencia a los talleres de lectura organizados en las bibliotecas de Terrassa pero en la web de tú Ayuntamiento puedes encontrar los talleres de lectura que se organizan en la población dónde resides.

ESCRIBIR

Talleres de escritura: El enlace hace referencia a los talleres de escritura organizados en bibliotecas de Terrassa pero en la web de tú Ayuntamiento puedes encontrar los talleres de escritura que se organizan en la población dónde resides.

PASEAR

Baños de bosque: Pasear por el bosque al menos una vez por semana es una forma natural, sana y económica de mejorar tu salud.

Xarxa de Parcs de Catalunya te da la opción de suscribirte a su boletín digital para recibir semanalmente todas las propuestas de salida de los fines de semana, muchas de las cuales son gratuitas.

BAILAR

Lindy hop

HACER DEPORTE

Circuitos de gimnasiaSeguro que paseando por algún parque de la ciudad te has encontrado con un conjunto de aparatos para realizar ejercicio físico. Se trata de circuitos gimnásticos al aire libre, de acceso para todo el mundo y gratuitos, que ofrecen la oportunidad de practicar deporte y divertirse en cualquier momento del día.

El Ayuntamiento de Terrassa a través del programa Programa de Actividades “Mou-te 2019”, ofrece actividades físico deportivas variadas, adaptadas a las posibilidades individuales y gratuitas. Incorpora también algunas que se realizan de manera habitual por entidades y colectivos de la ciudad.

BUSCADOR

La Generalitat de Catalunya facilita un buscador en el que puedes hallar las actividades que se ofrecen en tú municipio. Una vez entres en el buscador, debes clicar en el apartado “Cercador” y se te abrirá un desplegable en el que podrás seleccionar por actividades, población, palabras clave, etc.

Voluntariado

voluntariado

¿Por qué hacer voluntariado?

1) Sentirte útil

Tus acciones ayudan a otras personas o al medio ambiente.

2) Crear lazos con tu comunidad

Conoces gente diferente y aprendes a sumar esfuerzos para conseguir un objetivo.

3) Poner a prueba tus capacidades

Cuando haces voluntariado te sumerges en la experiencia y aplicas tus conocimientos y capacidades. Añade tu experiencia de voluntariado en el currículum, las empresas u ONG en las que te gustaría trabajar valoraran positivamente todo lo que has aprendido.

4) Aprender de la sociedad que te rodea

Cuando haces voluntariado social se agudiza tu sensibilidad por los problemas sociales.

5) Mejorar tu autoestima y generosidad

Convertirse en voluntario/a quiere decir implicarse, sentirse útil, sentirse parte de algo, sentirse necesario. Estos sentimientos mejoran la autoestima.

6) Estar en forma

El trabajo voluntario mejora nuestra salud física y mental, baja la tasa de mortalidad, disminuye el riesgo de depresión y otras enfermedades mentales, mejora los niveles de colesterol y la salud cardiovascular, entre otros.

7) Convertirte en agente de cambio

Hacer voluntariado quiere decir sumar fuerzas para mejorar la sociedad o el medio ambiente.

8) Actuar siguiendo tus valores ideológicos

Cuando eres voluntario o voluntaria te rigen valores como la generosidad, la solidaridad, el altruismo, la sostenibilidad, la justicia,  la fraternidad, la empatía, los derechos humanos, la igualdad, la libertad, la honestidad, la tolerancia, la sinceridad, la utopía….

9) Proteger la naturaleza

Hacerte voluntario de una organización que desarrolle programas de voluntariado ambiental es una manera de contribuir a la protección y cuidado del medio ambiente.

10) Pasarlo bien

Haciendo voluntariado puedes divertirte mucho, disfrutar, pasarlo bien en tu tiempo libre y hacer buenos amigos y amigas.

¿Dónde me informo?

¿Cómo hablar a una persona con discapacidad auditiva?

Una queja habitual de las personas que venís a valorarlos la discapacidad auditiva es la falta de comprensión de las personas de vuestro entorno (familiares, amigos, compañeros de trabajo) con respecto a vuestro problema de audición: que si os hablan desde otra habitación y no os enteráis de nada, que si hablan varios a la vez y os perdéis la conversación, etc.

No es mala fe. Muéstrales cómo te deben hablar:

  • Antes de la conversación:
    • No me hables nunca sin que te esté mirando.
    • Llama mi atención con un ligero toque o con una discreta seña antes de hablar.
    • Háblame de frente, con la cara bien iluminada para facilitar la lectura de los labios.
    • Sitúate a mi altura (y más si soy un niño)
  • Durante la conversación:
    • Mientras hables, no mantengas nada en los labios (cigarrillo, bolígrafo),ni en la boca (caramelos, chicle..)
    • Evita poner las manos delante de la boca.
    • Vocaliza bien, pero sin exagerar ni gritar.
    • Habla con naturalidad. No me hables deprisa, ni demasiado despacio.
    • No hables de modo rudimentario o en argot. No comuniques con palabras sueltas.
    • Si no te entiendo, repite el mensaje.
    • Construye frases de forma más sencilla pero correcta y con palabras de significado similar.
    • Ayuda a la comunicación con gestos naturales o con palabras escritas.
    • En las conversaciones en grupo, respeta los turnos entre las personas que hablan e indica quién va a intervenir.

Puedes colgar esta infografía tan chula en casa o en tu despacho para que todos se enteren fácilmente de cómo hablarte.

Fuente: Zentzumen Guztiekin. Asociación de atención a personas con pérdida de audición. Infografía de Oreja Voladora

La receta social

¿Te imaginas que tu médico de cabecera, además de sus consejos y prescripciones médicas, te recetara unas sesiones de terapia de polaridad?

Pues esto es lo que sucede desde 2016 en Castellar del Vallès, una localidad cercana a Sabadell en la provincia de Barcelona, donde un equipo de siete terapeutas de polaridad atiende, de forma altruista, a las personas que disponen de la llamada receta social.

Esta receta la dispensan los profesionales sanitarios o trabajadores sociales del centro de asistencia primaria del municipio o los servicios sociales del Ayuntamiento a los que, recientemente, se han sumado las oficinas de farmacia.

Estos profesionales sociosanitarios escogen la actividad del catálogo de prescripción social que mejor se adapte en cada caso para aumentar la calidad de vida de la persona, fomentar sus hábitos saludables, evitar su aislamiento y potenciar su participación en actividades comunitarias, en definitiva, aquella propuesta que permita mejorar el estado de salud de la persona. Salud entendida a todos los noveles: físico, mental y emocional y tanto en su dimensión individual como social.

En el caso del Castellar del Vallés, el catálogo de prescripción social contiene una oferta de cerca de cuarenta acciones distintas: desde paseos por la naturaleza, a café tertulia, baile, teatro, yoga, deportes, informática…o Terapia de Polaridad. Casi todas ellas se ofrecen de forma gratuita o a muy bajo coste por parte de distintas entidades del tejido social del municipio, impulsadas desde el Ayuntamiento que es quien ejerce la coordinación del proyecto junto con los servicios del centro de salud de Castellar.

En los tres años que la Terapia de Polaridad forma parte del catálogo de prescripción social se ha atendido a cerca de 200 personas, con problemáticas vitales muy variadas: angustia, depresión, síndrome de sensibilidad central, procesos oncológicos, dolores del sistema músculo esquelético,  falta de energía, etc. en los que la Polaridad coadyuva a los tratamientos médicos y farmacológicos instaurados.

A todas ellas se les ofrecen un mínimo de cuatro sesiones de Polaridad en camilla, que se complementan con orientaciones sobre nutrición, ejercicio físico y actitud frente a la vida. Todo ello enfocado a potenciar los recursos propios de la persona para que pueda mejorar su estado de salud y contribuir a construir su propio bienestar. Para valorar los resultados del proceso terapéutico, cada persona rellena unos test estándar de percepción de su estado de salud física y emocional al principio del tratamiento y cuando lo completa.

Llevar a cabo esta actividad requiere, por una parte, del apoyo y coordinación del Ayuntamiento que, entre otras cosas, facilita el local en el que se realiza y, por otra y muy especialmente, de la disponibilidad de los terapeutas que, de forma voluntaria y altruista, la llevan a cabo. Evidentemente, esta actividad que está abierta a todas aquellas personas formadas en terapia de polaridad que quieran participar en ella y, desde aquí os animamos a participar en este proyecto.

La prescripción social forma parte del proyecto COMSalut (Comunidad y Salud) impulsado desde el Departamento de Salud de la Generalidad de Catalunya en colaboración con los centros de asistencia primaria y los ayuntamientos de dieciséis localidades de Catalunya que forman parte de la fase piloto de este proyecto, de les cuales Castellar de Vallès es uno de ellos

Grado de Discapacidad

El Reconocimiento del Grado de Discapacidad o Certificado de Discapacidad, es un documento acreditativo de la situación de discapacidad expedido por el Equipo de Valoración y Orientación (EVO) del Centro de Atención a Personas con Discapacidad (CAD) del Departamento de Trabajo, Asuntos sociales y Familias de la Generalitat de Catalunya. Las personas que residan fuera de Cataluña, deberán dirigirse a los Servicios Sociales de su Ayuntamiento o en el Departamento de Bienestar Social de su zona.

¿Quién lo puede solicitar?

Lo puede solicitar toda persona que tenga enfermedades o trastornos, desde su nacimiento o que han aparecido a lo largo de la vida, y que le supongan un impedimento para realizar las actividades de la vida diaria.

Es imprescindible que estas enfermedades o trastornos estén documentados a través de los informes médicos correspondientes.

¿Cómo pido que me valoren el Grado de Discapacidad?

Si resides en Cataluña:

Recoge y presenta el correspondiente impreso de solicitud en el Centro de Atención a Personas con Discapacidad (CAD) del Departamento de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias de la Generalitat de Catalunya, o bien a las Oficinas de Asuntos Sociales y Familias, adjuntando una fotocopia del DNI del interesado y, en todo caso, el de la persona que lo representa.

Si dispones de certificado digital válido, puedes tramitar por internet las solicitudes de valoración y revisión del grado de discapacidad.

El CAD te enviará una carta dándote día y hora para hacer la valoración.

Más información en  Enlace Generalitat de Cataluña

Si resides en otras Comunidades Autónomas:

Consulta a los Servicios Sociales de tu Ayuntamiento o en el Departamento de Bienestar Social de tu zona

¿Qué debo llevar al CAD el día de la valoración?

  • Solicitud de reconocimiento (modelo oficial).
  • Fotocopia del DNI y si eres menor de 16 años, fotocopia del libro de familia o de la partida de nacimiento.
  • Si eres menor de 18 años también fotocopia del DNI del representante legal (padre, madre o tutor).
  • MUY IMPORTANTE: Informes médicos actuales de las enfermedades o trastornos que padeces y cómo te repercuten en tu vida diaria. Si te visitas con un psicólogo o psiquiatra, aporta también sus informes.

¿Cuándo me dicen el resultado de la valoración?

La valoración la realizan los equipos de valoración y orientación (EVO) que están formados por un médico, un psicólogo y un asistente social.

La resolución de la valoración te llegará a tú domicilio a través de una carta certificada.

El porcentaje de discapacidad se establece a partir de unos baremos y puede tener validez temporal o definitiva. El porcentaje mínimo que da paso al reconocimiento de la situación de discapacidad, en términos generales, es el de un 33%.

Si tu valoración es del 33% o superior, te enviarán también (unas semanas después de recibir la carta certificada) una tarjeta acreditativa de la discapacidad cuya finalidad es dar testimonio y acreditar tu condición de discapacidad.

La tarjeta sustituye la resolución administrativa de reconocimiento del grado de discapacidad con la misma eficacia y los mismos efectos ante organismos públicos y privados. No obstante, conserva la notificación original pues te la pueden pedir para algunos trámites.

La tarjeta es un documento público, personal e intransferible y se presentará acompañado del DNI o el NIE. Incluye los datos personales de la persona con discapacidad, su DNI o NIE en texto y formato Braille, así como el porcentaje de grado de discapacidad, la necesidad de tercera persona, el baremo de movilidad y la validez, que podrá ser definitiva o temporal.

En caso de validez temporal, el CAD se pondrá en contacto contigo poco antes de que caduque la tarjeta para valorarte de nuevo.

¿Qué me supone tener reconocido un grado de discapacidad?

El reconocimiento del grado de discapacidad tienen como objetivo compensar las desventajas sociales derivadas de la discapacidad o de las barreras sociales que limitan la participación plena y efectiva en la sociedad.

Con este reconocimiento podrás beneficiarte de distintas prestaciones de carácter laboral, social y fiscal. El trabajador social es el profesional que te informará sobre las prestaciones de las que te puedes beneficiar según tú grado de discapacidad y tú situación socio-económica:

Beneficios fiscales (exenciones de varios impuestos):

  • Reducción del impuesto de sucesiones.
  • Reducción / exención de algunos impuestos para las familias numerosas y monoparentales.
  • Exención del impuesto de primera matriculación definitiva de los vehículos automóviles matriculados a nombre de personas con discapacidad.
  • Exención del impuesto de circulación de los vehículos de los que es titular una persona con certificado oficial de discapacidad.
  • Reducción del IVA en la adquisición de un vehículo, servicios de reparación o adaptación de vehículos.
  • Desgravación en el IRPF (Declaración de la Renta).
  • Exención de tasas universitarias en algunas Comunidades Autónomas en la primera carrera.
  • Otros impuestos municipales que pueden variar según cada Ayuntamiento.

Para más información sobre beneficios fiscales, clica sobre este enlace.

Solicitud de prestaciones económicas o servicios:

  • Prestaciones familiares por hijo con discapacidad a cargo.
  • Pensiones no contributivas por invalidez.
  • Programa “de Ayudas de Atención Social”, no periódicas, para la adaptación de la vivienda, ayudas técnicas, adaptación de vehículos.
  • Ley de atención a la dependencia (Derecho a la promoción de la autonomía personal y la atención a las personas en situación de dependencia).
  • Familias numerosas.
  • Familias monoparentales.

Solicitud de plaza en residencia asistida y centro ocupacional de la red pública:

  • Solicitudes: el CAD correspondiente o Centro Base.

Movilidad (requiere que el baremo de movilidad de la tarjeta acreditativa de la discapacidad sea “SI”):

  • Tarjeta de permisividad al estacionamiento de automóviles. Más información clicando en este enlace.
  • Reserva de plaza de estacionamiento

Trabajo:

  • Certificado de aptitud para optar a la oferta de plazas de trabajo reservadas para personas con discapacidad, ya sea en la empresa privada o en la Administración Pública. Más información clicando el enlace.
  • Ayudas para la creación y mantenimiento de puestos de trabajo destinados a personas con discapacidad.

Para otras ventajas en el ámbito de la cultura, ocio, deporte, etc., consulta este enlace.

Para obtener el listado orientativo de ventajas de la Generalitat de Catalunya, consulta este enlace.

El deporte ayuda en la recuperación del cáncer

quimioterapia

“Durante mucho tiempo se ha aconsejado reposar y apenas moverse para paliar la fatiga, un síntoma muy prevalente en el cáncer y, sin embargo, es todo lo contrario”, explica Alejandro Lucía, médico e investigador en Fisiología del Ejercicio por la Universidad Europea de Madrid. “Hacer ejercicio durante el tratamiento ayuda a tolerarlo mejor”.

Según este experto, considerado una eminencia en el estudio sobre el deporte y el cáncer infantil, “la quimio, la cirugía y la radio afectan al conjunto de órganos esenciales para movernos: al corazón, que bombea la sangre oxigenada; al pulmón, que la oxigena y a los músculos, que pierden fuerza”. El resultado: fatiga y debilidad muscular, dos síntomas propios del tratamiento oncológico que lejos de desaparecer con descanso, se perpetúan en el tiempo y, de hecho, en ocasiones pueden persistir años.

Al contrario que el reposo, el ejercicio sí tiene los principios activos necesarios para contrarrestar esta condición física debilitada y así lo han ido demostrando todos y cada uno de los estudios que van engrosando la literatura científica en esta materia en los últimos 25 años. La población infantil no es una excepción. Tras un programa de entrenamiento físico (basado en ejercicios de fuerza y aeróbicos) instalado en el Hospital Infantil Universitario Niño Jesús de Madrid y dirigido a pequeños con leucemia durante el tratamiento, se comprobó “un significativo aumento de fuerza muscular y mejor condición física; la respuesta del corazón y los pulmones era superior”.

Incrementa tus defensas

Todo suma. El entrenamiento físico se convierte en un aliado para paliar los efectos secundarios de los tratamientos oncológicos (fatiga, pérdida de fuerza muscular), mejora el estado de ánimo y la motivación, ayuda a mitigar el insomnio, la ansiedad y el miedo, a recuperar un peso saludable, potencia el funcionamiento cardiaco y pulmonar y también tiene un efecto positivo en el sistema inmune.

Hacer ejercicio en la fase de tratamiento quimioterápico “no sólo no perjudicaba como se creía, sino que algunas poblaciones celulares mejoraban”, argumenta Carmen Fuiza, experta en Biomedicina que forma parte del equipo de investigación de la Universidad Europea de Madrid. Por ejemplo, “hemos visto que las células Natural Killer (NK), encargadas de destruir las cancerígenas, aumentan en número y actividad en los pacientes sometidos al programa de gimnasia, tenían mejor capacidad citotóxica, es decir, su sistema inmune está mejor preparado para enfrentarse y atacar al tumor”. Por lo tanto, “el deporte suma beneficios a la acción del fármaco”. Además, disminuye los efectos nocivos de la neutropenia, el bajo nivel de neutrófilos, un tipo de glóbulos blancos, cuya carencia puede acarrear infecciones graves.

En palabras de Irene Cantarero, fisioterapeuta e investigadora del grupo Cuídate de la Universidad de Granada, “el ejercicio controlado reduce sustancias relacionadas con el ambiente inflamatorio, disminuye el daño producido por el estrés oxidativo y también hay estudios que apuntan su repercusión en la expresión génica”.

Fuente: Laura Tardon, El Mundo

Imagen: Rima Kruciene

Terapia de Polaridad

terapia de polaridad

A finales del siglo XIX se produjo una revolución técnico-científica y aparecieron nuevas teorías en todos los campos de la ciencia. En este contexto histórico, nació Randolf Stone (1890-1981) en Austria. En 1989, él y su familia emigraron a Estados Unidos y allí se doctoró en osteopatía, quiropraxia y naturopatía. Interesado en el enfoque que da la medicina tradicional china y la ayurveda a la salud y con un gran conocimiento de las diversas religiones y de la ciencia del momento, el doctor Stone profundizó de forma extensa en la descripción del sistema energético del ser humano y creó un procedimiento terapéutico holístico enfocado al trabajo de la energía al que denominó terapia de polaridad.

Tras décadas de práctica y estudio, el doctor Stone llegó a la conclusión de que el flujo y el equilibrio de la energía vital del cuerpo humano constituyen el fundamento subyacente de la salud, de tal manera que los bloqueos de los campos electromagnéticos del cuerpo contribuyen a la enfermedad tanto física como psicológica.

La terapia de polaridad se introdujo en nuestro país a principios de los años noventa del pasado siglo de la mano del doctor James H. Feil, discípulo de Stone.

Los puntos básicos

En la terapia de polaridad se trabaja el libre curso de la energía, equilibrando el flujo de la misma para que así pueda tener lugar la curación natural. Debido a que la energía vital transporta información física y emocional, y que ambas están estrechamente vinculadas, mediante la terapia de polaridad es posible resolver desequilibrios de ambas esferas.

Para restablecer el libre flujo de la energía vital interna, en terapia de polaridad se practica el toque en camilla (toque terapéutico), el trabajo psicoemocional, se dan pautas de alimentación y ejercicios energéticos, y se incide en una toma de consciencia del propio proceso vital, potenciando de este modo la capacidad autocurativa que todos tenemos.

El toque terapéutico

A partir de un diagnóstico establecido en función del historial de la persona, la observación y las preguntas que le realiza el terapeuta, los principios de la terapia de polaridad y el toque, el terapeuta localiza los bloqueos energéticos causantes de la pérdida de salud. A continuación, aplica con sus manos toques y movimientos de mayor o menor intensidad sobre diferentes puntos y áreas del cuerpo, con el objetivo de restablecer el libre flujo de la energía.

La energía del cuerpo humano circula a través de los campos electromagnéticos, influyendo en el funcionamiento de todo nuestro sistema. Los toques realizados con las manos del terapeuta (toque terapéutico) influyen en estos campos y favorecen el movimiento energético. En ocasiones, el movimiento de la energía propiciado por el terapeuta puede ser experimentado por el paciente de diversas formas: como calor, hormigueo o circulación ondulante.

Además de un desbloqueo energético, la suave aplicación de las manos, en contacto con el cuerpo, aporta una sensación de confort y arropamiento que apoya la reorganización del propio sistema. Se suele producir una relajación profunda, de manera que el paciente puede incluso dormirse. En otras ocasiones, dado que la información contenida en el campo energético es global, puede despertar alguna emoción que el terapeuta acompaña hasta liberar el bloqueo subyacente.

Una sesión de terapia de polaridad puede tener una duración más o menos larga, según la persona y la patología a tratar. La edad también es un factor que debe tenerse en cuenta. En el caso de niños, una sesión acostumbra a no ser superior a media hora, pero, en el caso de adultos, puede oscilar entre cuarenta y cinco minutos y una hora. Este tipo de sesiones se realizan en camilla, aunque a veces, según el estado de la persona, se lleva a cabo en una silla. No es necesario desvestirse, tan solo llevar ropa cómoda y descalzarse.

El trabajo psicoemocional

Dentro del proceso terapéutico, teniendo presente el hecho de que la salud es la expresión natural del cuerpo, la mente y el alma, el trabajo psicoemocional constituye una herramienta fundamental para la resolución de conflictos, situaciones traumáticas y patrones de conducta.

Cuanto mayor sea la toma de conciencia de la persona de su propio proceso a todos los niveles, mejor podrá gestionar las diversas situaciones que el día a día le irá presentando. Un ejemplo puede ser la gestión del estrés, tan extendido en la actualidad.

La alimentación

Ciertos hábitos de alimentación de nuestra era, así como el abuso de productos no saludables de la industria alimenticia, no hacen más que embrutecer la energía y entorpecer su libre circulación en el sistema energético de la persona. Por tanto, es necesario adquirir hábitos de alimentación no tóxicos cuya acción sea precisamente la contraria; esto es facilitar el libre flujo de la energía.

Estableciendo una relación entre los alimentos y los elementos de la naturaleza, se proponen una serie de pautas de alimentación orientadas a la desintoxicación del cuerpo y al proceso terapéutico de cada persona para el restablecimiento de la energía vital y su flujo equilibrado.

El yoga de polaridad

Partiendo de la necesidad de que nos responsabilicemos de nuestro proceso hacia la salud, el yoga de polaridad constituye una de las herramientas de autoayuda que podemos llevar a cabo por nosotros mismo en casa siguiendo las pautas proporcionadas por el terapeuta.

Se trata de posturas, movimientos y sonidos adaptados a las posibilidades de cada uno y enfocados al equilibrio a nivel de cuerpo, mente y alma. Con unos pocos minutos de práctica diaria, fácilmente podemos sentirnos mejor.

Quién se beneficia

La terapia de polaridad aporta beneficios a todos los niveles, pues consigue mejorar síntomas a nivel físico, mental y emocional. A medida que se liberan bloqueos energéticos, se incrementa la sensación de bienestar con uno mismo y con el entorno. Igualmente, resulta una terapia muy recomendable para prevenir y tratar patologías agudas o crónicas de cualquier clase, incrementando la capacidad de autocuidado al equilibrar nuestro sistema energético. También resulta eficaz para la evolución personal y, muy especialmente, para el manejo del estrés.

En cualquier caso, para mejores resultados, es fundamental que la persona que recibe la terapia participe activamente de su autocuidado con una alimentación adecuada, la realización de ejercicios energéticos y una práctica meditativa, pues todo ello facilita la armonía del cuerpo, la mente y el alma. Este trabajo personal es tan importante como el que lleva a cabo el terapeuta.

Algunos trabajos publicados recomiendan la terapia de polaridad como terapia complementaria en pacientes en tratamiento oncológico con quimioterapia y radioterapia.

En nuestro país existe la experiencia de la Unidad de Salud Integrativa del Hospital de Terrassa (Barcelona) en cuyo Hospital de Día de Oncología se ofrece gratuitamente, entre otras terapias, la terapia de polaridad. Tras 18 meses de experiencia, se han observado reducciones estadísticamente significativas de los niveles de ansiedad y depresión, mejoría significativa de la calidad de vida y reducción de síntomas como dolor, náuseas y fatiga, con una aceptación y satisfacción del cien por cien.

Dónde encontrar un terapeuta de Polaridad

En la página de la Asociación Española de Terapia de Polaridad, además de encontrar todo tipo de información sobre este tipo de terapia puedes encontrar un listado de terapeutas acreditados y sus datos de contacto.

la receta social

Fuente: Dolors García y Silvia Noguer, terapeutas de Polaridad. Dietética y Salud