Tai chi para la fibromialgia

Un estudio publicado en la prestigiosa revista médica British Medical Journal concluye que la práctica de Tai chi es beneficiosa para las personas con fibromialgia.

Este estudio estadounidense se llevó a cabo con el fin de determinar la eficacia de la práctica de Tai chi en comparación con el ejercicio aeróbico generalmente pautado dentro del tratamiento de personas afectadas de fibromialgia. Los investigadores también analizaron si la eficacia del Tai chi dependía de cuántas sesiones se hacían y hasta cuánto tiempo.

Tal y como se aprecia en el esquema de abajo, en el estudio participaron 226 personas diagnosticadas de fibromialgia: 151 personas se asignaron a uno de los cuatro grupos que practicarían Tai chi (12 o 24 semanas, una o dos veces por semana) y 75 a un grupo que haría ejercicio aeróbico supervisado (24 semanas, dos veces por semana).

fibromialgia

Para poder valorar la eficacia, se les pidió a todos los participantes que rellenaran un cuestionario sobre el impacto de la fibromialgia (cuestionario FIQR) al inicio del estudio y 24 semanas después de haber empezado a practicar Tai chi o ejercicio aeróbico. Con ello se tenía en cuenta si había cambios en el grado de ansiedad, de depresión, en el sueño, en el desempeño funcional o en la calidad de vida, entre otros parámetros.

Los resultados mostraron que las personas con fibromialgia que practicaron Tai chi mejoraron en sus síntomas tanto o más que las que practicaron ejercicio aeróbico. La diferencia fue notablemente significativa en el grupo que practicó Tai chi durante 24 semanas, dos veces por semana.

Enlace de interés: Fibromialgia y empatía

Dolor de cabeza

Si tienes tendencia a padecer dolor de cabeza, tu médica o médico te habrá indicado qué medicamentos puedes tomarte para aliviarlo además de explicarte medidas para su prevención: evitar situaciones con posturas incorrectas, evitar estrés, exceso de fatiga, situaciones de hambre extrema, evitar la falta o el exceso de sueño durmiendo y descansando las horas correctas y necesarias, realizar ejercicio físico regular, etc.

Además de estas medidas y de la medicación puedes hacerte un automasaje aplicando presión en determinados puntos del cuerpo con el fin de evitar bloqueos, tensiones y dolores.  En el siguiente video, Iván Trujillo, instructor de Qigong (actividad perteneciente a la Medicina Tradicional China) te enseña unos puntos de muy fácil localización que pueden ayudarte a eliminar la cefalea y/o la migraña.

 

Dolor en las cervicales

El dolor cervical o cervicalgia es el dolor en la nuca y parte alta de la espalda. El cuello queda rígido y duele al moverlo.
La causa principal es la tensión de los músculos del cuello, que puede ser por una mala postura, un esfuerzo o por las preocupaciones que te tensan. La tensión nerviosa produce contracción de los músculos del cuello y dolor. También aumenta si trabajas muchas horas en el ordenador sin descansar y si tienes artrosis.

¿Qué puedes hacer?

  • Procura hacer vida normal.
  • Evita los movimientos que te provocan dolor.
  • Ponte calor varias veces al día durante 20 minutos. Usa la ducha, la bolsa de agua caliente o  la almohadilla eléctrica.
  • Si el dolor es intenso, puedes tomar un medicamento para el dolor, como paracetamol (500-1.000 mg cada 6 u 8 horas si lo precisas).
  • Después de la primera semana, y si mejoras, los masajes ayudan a que el dolor desaparezca.

Iván Trujillo, instructor de Qigong, muestra unos sencillos ejercicios y masajes para ayudar a eliminar el dolor de la zona cervical.

¿Por qué tengo fibromialgia?

No hay una causa clara atribuible a la enfermedad, aunque hay diferentes teorías.

Algunos estudios recientes ponen de manifiesto que las personas con fibromialgia tienen alterado el sistema nociceptivo (conjunto de estructuras del sistema nervioso que regulan la percepción y la respuesta al dolor).

Esto supone que el descenso del umbral de detección de estímulos dolorosos es generalizado y afecta a diferentes tejidos como los músculos, la piel, los huesos, los tendones y los ligamentos, lo que produce un dolor extenso, espontáneo, de predominio en estructuras centrales (espalda), que se acompaña de dolor provocado por estímulos no dolorosos, principalmente al movilizar las diferentes partes corporales.

Si tienes fibromialgia, detectas de forma normal los diferentes estímulos (frío, calor o presión), pero el punto en el que estos estímulos provocan dolor está disminuido. También se producen cambios a nivel cerebral, con aumento de la activación en las áreas de procesamiento del dolor, tanto de las áreas emocionales como sensoriales, así como una disminución de neurotransmisores (sustancias químicas que transmiten información de una neurona hasta la siguiente) que actúan como freno en la sensación dolorosa. En este caso de la noradrenalina y la serotonina.

Otro de los hallazgos recientes es que el 70% de las fibras nerviosas de tipo C (encargadas de conducir el estímulo doloroso desde los tejidos periféricos hasta la médula espinal) están lesionadas. Este factor es clave para explicar el dolor y otros síntomas sensoriales, así como los mecanismos de inducción y mantenimiento de la enfermedad.

La fibromialgia es un síndrome debido a las alteraciones periféricas y centrales que se producen en el sistema nociceptivo, con repercusión sobre el sistema nervioso autónomo, el sistema neuroendocrino y, colateralmente, sobre la actividad de otras áreas cerebrales corticales motoras o somatosensoriales.

Estas teorías sobre la causa de la fibromialgia las explica de forma muy clara Daniel Closa, investigador del CSIC (clica encima de la imagen para ver el vídeo).

Causa fibromialgia