¿Cómo hablar a una persona con discapacidad auditiva?

Una queja habitual de las personas que venís a valorarlos la discapacidad auditiva es la falta de comprensión de las personas de vuestro entorno (familiares, amigos, compañeros de trabajo) con respecto a vuestro problema de audición: que si os hablan desde otra habitación y no os enteráis de nada, que si hablan varios a la vez y os perdéis la conversación, etc.

No es mala fe. Muéstrales cómo te deben hablar:

  • Antes de la conversación:
    • No me hables nunca sin que te esté mirando.
    • Llama mi atención con un ligero toque o con una discreta seña antes de hablar.
    • Háblame de frente, con la cara bien iluminada para facilitar la lectura de los labios.
    • Sitúate a mi altura (y más si soy un niño)
  • Durante la conversación:
    • Mientras hables, no mantengas nada en los labios (cigarrillo, bolígrafo),ni en la boca (caramelos, chicle..)
    • Evita poner las manos delante de la boca.
    • Vocaliza bien, pero sin exagerar ni gritar.
    • Habla con naturalidad. No me hables deprisa, ni demasiado despacio.
    • No hables de modo rudimentario o en argot. No comuniques con palabras sueltas.
    • Si no te entiendo, repite el mensaje.
    • Construye frases de forma más sencilla pero correcta y con palabras de significado similar.
    • Ayuda a la comunicación con gestos naturales o con palabras escritas.
    • En las conversaciones en grupo, respeta los turnos entre las personas que hablan e indica quién va a intervenir.

Puedes colgar esta infografía tan chula en casa o en tu despacho para que todos se enteren fácilmente de cómo hablarte.

Fuente: Zentzumen Guztiekin. Asociación de atención a personas con pérdida de audición. Infografía de Oreja Voladora

Manos a la pared

Las calles de los barrios Bellas Artes y Lastarria de Santiago de Chile están llenas de murales de grandes artistas que hasta ahora no eran accesibles para las personas con discapacidad visual.

El proyecto “Manos a a la Pared”, desarrollado por la Asociación para la Cultura Inclusiva Mu.Cho, permite que seis de estos murales puedan ser apreciados por las personas ciegas o con baja visión ya que cada uno dispone de un panel táctil que reproduce en tres dimensiones las figuras representadas junto con una descripción en braille.

Además, se puede seguir el circuito de murales a través de la app Lazarillo que cuenta con geolocalización y proporciona más información sobre el significado e historia de cada uno de los murales a través de audios.

Los murales con medidas de accesibilidad son:

  • Lastarria Patrimonial, realizado por Luis Núñez San Martín
    Ubicado en José Victorino Lastarria 290.
  • La Debutante, de Roberto Matta
    Ubicado en la entrada del Museo de Artes Visuales, MAVI, en José Victorino Lastarria 307, al interior de la Plaza Mulato Gil de Castro.
  • El Jugador de Palín, de Francisco Maturana
    Ubicado en Mosqueto 456. En este mural, la placa táctil está ubicada a una altura mayor, por una cuestión de permisos (lamentablemente).
  • Un Surrealista llamado Matta, del artista Alexander Tadlock
    Ubicado en Mosqueto esquina Monjitas (afuera de la heladería).
  • Mosaico Ludwig van Beethoven, de Pixel Art
    Ubicado en Monjitas 578.
  • Ganza, del artista Javier Barriga
    Ubicada en Santo Domingo esquina Miraflores (afuera del Mural Café).

Fuente: Andrea Medina Medina en Integrados Chile

Twitter para personas con déficit visual

twitter ciegos

Twitter ofrece la opción, dentro de la sección de Accesibilidad, para activar las descripciones de fotos con el fin de explicar las imágenes a personas con problemas de visión. Los usuarios deben describir mediante textos de un máximo de 420 caracteres las imágenes y estos textos pueden ser leí­dos por programas especí­ficos, como por ejemplo lectores de pantallas o en braille.

Pasos para activar las descripciones de fotos en Twitter
  1. Accede a Twitter como es habitual, introduciendo tu nombre de usuario y contraseña. Si ya tení­as iniciada la sesión, simplemente pulsa encima de tu usuario. Accede a la sección de Configuración.
  2. Desde la columna izquierda, será necesario que entres en el apartado Accesibilidad. Pulsa aquí­ para configurar la opción de las descripciones.
  3. Lo único que tienes que hacer a continuación es marcar la opción Escribir descripciones de imágenes. Lo que harás con esto es activar en tu Twitter la opción de describir imágenes para personas con problemas de visión.
  4. Acto seguido, pulsa en Guardar cambios.
Cómo hacer descripciones de fotos en Twitter

En cuanto hayas activado esta opción, como usuario tendrás la oportunidad de añadir descripciones de fotos en Twitter. Las personas con problemas de visión que quieran seguirte lo agradecerán.

Para empezar a añadir descripciones a las imágenes que subes en Twitter, haz lo siguiente:

  1. Sube una imagen a Twitter.Para conseguirlo, dale al botón de Twitear y carga la imagen que quieras.
  2. A continuación, te aparecerá la opción Añadir descripción. Está marcada en negro. Pulsa aquí­ para introducir una pequeña descripción de tu imagen. Trata de que sea lo suficientemente completa como para que una persona que no la puede ver entienda qué ocurre o qué aparece.
  3. Y ya está. Ahora pulsa en el botón de Twittear. Tu imagen aparecerá con descripción. Y las personas con déficit visual sabrán con mucho acierto qué es lo que estás intentando contar al mundo.

Fuente: Cecilia Hill

Para Sonia

Esta es la historia de Sonia. Una joven que, a pesar de su deficiencia visual, siempre soñó con ser parte del cine. Tras años de lucha, hoy será la historia del cine, la que le dé la bienvenida a ella a través de un viaje mágico y especial.

El actor y director granadino Sergio Milán ganó el premio del público en el festival Notodofilmfest con un emotivo cortometraje de tres minutos que se hizo viral en las redes. Para Sonia es la enorme sorpresa que se llevó Sonia Ramírez, una actriz y locutora que ha conseguido dedicarse al cine, su mayor pasión desde niña, a pesar de su discapacidad visual.

Ella sabía que iba a participar en un corto, pero no sabía que la estaban esperando los actores de doblaje más conocidos de España para embarcarla en un fantástico viaje por la historia reciente del cine y la televisión interpretando para ella las voces de sus personajes más conocidos y con fragmentos de grandes bandas sonoras interpretadas por un quinteto de cuerda.

Además de ser un homenaje al tesón de Sonia y a la labor de los dobladores, tan debatida en los últimos años por el auge del cine en versión original subtitulada, el corto ensalza la utilidad de la audiodescripción, los comentarios que describen todo lo que pasa en pantalla para que los espectadores con discapacidad visual puedan seguir el argumento de las películas.

La importancia de la audiodescripción queda muy bien reflejada en Ceguera Social‘, el Trabajo de Fin de Grado en Periodismo de Puri Puerta, Ana de Narciso, José Manuel Fernández e Inma Bibiloni.

Fuente: Cine con los ojos vendados. El Cultural. 

Imagen de portada perteneciente al corto “Para Sonia” y publicada en El País.

Acúfenos

Las personas que sufren acúfenos los suelen describir como un pitido, un zumbido o un ruido de red eléctrica.

Cuando son intensos o muy constantes pueden llegar a interferir el sueño, dificultar la concentración y afectar la calidad de vida.

¿Qué los provoca?

Se desconoce su causa pero sí se sabe qué factores pueden facilitar su aparición:

  • Hipoacusia o pérdida de audición
  • Infecciones de oído
  • Tapones de cera
  • Exposición a ruidos fuertes
  • Fármacos tóxicos para el oído como algunos antibióticos.
  • Tumores del nervio acústico
  • Otros causas como problemas en la columna vertebral, hipertensión arterial, disfunción de la articulación temporomandibular, etc.

Tratamiento

No se dispone de un tratamiento médico definitivo para acabar con los acúfenos.

Desde la Medicina Tradicional China, se propone una serie de ejercicios para atenuar e incluso eliminar estos molestos ruidos y que nos presenta Iván Trujillo, instructor de Qigong, en el siguiente vídeo (clica sobre la imagen para verlo).

acúfenos

 

Tenemos que apagar tus ojos

Retinoblastoma

Para Guillermo Fernández (Barcelona, 1989), las caras de la gente siempre serán las que vio por última vez con 7 años. Todavía recuerda paisajes y calles, pero no acostumbra a imaginar el ‘cómo’ porque sería “surrealista” conjeturar permanentemente. Aunque no me ve, dice haber percibido mi estatura al saludarnos, justo antes de sentarnos en una mesa del bar de la ONCE en Barcelona, donde conversamos, entre otros, sobre cómo llegó hasta el preparatorio de los Juegos Paralímpicos de Londres 2012.

-Era muy pequeño. Tenía un año y medio. A esa edad me detectaron retinoblastoma bilateral, que es cáncer en los ojos. Primero me extirparon el derecho: si no, el cáncer podía extenderse. Algo más tarde, a los 7 años, el izquierdo.

-Menuda experiencia para un crío. Fue duro, pero sabía que de un momento a otro me iba a llegar la ceguera total. Desde entonces aprendí a relativizar mucho las cosas. Mi padre me hizo un dibujo y me lo explicó de manera muy gráfica: “Tenemos que apagar tus ojos para que el cáncer no se mueva a la cabeza”. Ahora llevo prótesis.

-¿Recuerda algo de cuando veía? ¡Sí, sí, sí, sí! Recuerdo colores, paisajes, calles, caras…aunque esas personas ya habrán cambiado mucho. Siempre digo que, entre comillas, los 7 años son la edad idónea para quedarse ciego: has tenido la experiencia de ver y todavía tienes mucho margen para adaptarte.

-Nunca lo había pensado así. Claro: piensa que un invidente de nacimiento ni siquiera tiene noción de qué es el color azul, sólo sabe que el mar es de ese color pero no sabe cómo es realmente. Yo tengo la suerte de que sí.

-Después entró en la ONCE. Exactamente. Me enseñaron autonomía personal, movilidad con bastón y a leer y escribir en braille. Me costó ganar fluidez porque había aprendido a leer en tinta y tuve que cambiar mi sistema.

-También empezó a hacer deporte. Fue a raíz de la ceguera, sí. Además de que te da un plus en las relaciones sociales, el deporte te permite entrenar una serie de habilidades, como la percepción auditiva o la orientación en el espacio, que luego tú puedes poner en práctica en tu vida diaria.

-¿Cuál es su trayectoria? Probé de todo hasta que me centré en el ‘goalball’. Empecé en la cantera de la ONCE y acabé fichando por el Barcelona, que estaba en primera. En 2007, la selección española empezó a convocarme para amistosos.

-¿Llegó a disputar alguna competición? Sí, el Mundial IBSA de Turquía 2011, que fue una competición preparatoria para poder ir a los Juegos Paralímpicos de Londres 2012. No lo conseguimos y no me volvieron a llamar, pero fue inolvidable.

-Hablemos de la inclusión. ¿Cree que se está haciendo bien? Para mí ha sido un modelo muy positivo porque me permitió volver a mi educación ordinaria después de que la ONCE me formara. Antes era más cerrado: las personas con discapacidad visual se quedaban todas encerradas en la ONCE como bichos raros y sin integrarse.

-¿Qué cambiaría? Intentaría concienciar a los empresarios de que no van a perder nada contratando a personas con discapacidad. También mejoraría la accesibilidad en los trámites de la administración pública o en las calles, pero ya te digo que, por lo general, estoy contento, sobre todo después de hablar con gente de otros países que está mucho peor.

-La última: ¿a qué le gustaría dedicarse? Ahora estoy estudiando Periodismo con especialización en Derecho y todavía no me lo planteo seriamente, pero me gusta mucho el mundo radiofónico, aunque no puedo obviar que la discapacidad visual es un hándicap.

Fuente: Entrevista de Manual Arenas, El Periódico, 21 de enero de 2018. Imagen de Ferran Nadeu.

Bailar con el corazón

Me cuenta con la boca pequeña que lo que menos le gusta del cole es el patio. ¿Qué? ¿Cómo? – le respondo con grandes aspavientos – y se le escapa la risa en su carita de siete años.

Desde que dejó de ver, el correteo de los niños le provoca inseguridad y se queda en un rincón durante todo el recreo.  Por eso, su profesora Marga que es un cielo, organiza cada martes juegos en el aula en lugar de salir al patio. Todos sus compañeros están encantados. ¡Qué suerte de maestras!