Bailar con el corazón

Me cuenta con la boca pequeña que lo que menos le gusta del cole es el patio. ¿Qué? ¿Cómo? – le respondo con grandes aspavientos – y se le escapa la risa en su carita de siete años.

Desde que dejó de ver, el correteo de los niños le provoca inseguridad y se queda en un rincón durante todo el recreo.  Por eso, su profesora Marga que es un cielo, organiza cada martes juegos en el aula en lugar de salir al patio. Todos sus compañeros están encantados. ¡Qué suerte de maestras!